Salud

A la hora de hablar de salud, la prevención es fundamental. Y mucho más si hablamos de cáncer. De hecho,  los tumores de mama de menos de un centímetro tienen hasta el 98% de probabilidades de curación. Sin embargo, según una encuesta realizada para la Fundación Avon, 4 de cada 10 argentinas mayores de 40 años no tienen el hábito de realizarse una mamografía anualmente. Lo que hace que se reduzcan considerablemente las posibilidades de una cura.

Una de las mejores herramientas de prevención es el autoexamen, que no requiere demasiado tiempo ni esfuerzo. De hecho, hasta 40% de los cánceres de mama son descubiertos por la propia paciente. Dado que aproximadamente una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de mama en algún momento de sus vidas, es fundamental realizar un autoexamen mensualmente, sin importar la edad.

El autoexamen de mama se debe realizar una vez por mes durante los cinco días posteriores al ciclo menstrual.

Hay que recordar que si no se menstrúa se debe elegir siempre el mismo día en el mes.

Sentir sus mamas le permitirá a la mujer saber cómo es la estructura táctil y las variantes fisiológicas de las mismas.

Al realizar este examen cualquier anormalidad que aparezca en el seno será fácilmente detectable y un signo de alarma que deberá consultar. Por otra parte, es posible que al palpar la mama tenga la sensación de que existe una bolsita con numerosas bolitas las cuáles cambian de tamaño de mes en mes. La alerta aumentará cuando una de esas bolitas tenga un tamaño diferente a las demás, en estos casos se debe solicitar inmediatamente un turno con el médico.

 

¿Qué se debe observar?

  • Diferencias entre una mama y la otra
  • Alteraciones en su volumen
  • Textura
  • Color dela piel
  • Contorno de cada seno, bultos, durezas y retracciones del pezón

 Es importante destacar que el autoexamen mamario no reemplaza a los estudios médicos que todas las mujeres deben realizarse anualmente (Mamografía y Ecografía), sino que son un complemento que ayuda a detectar cualquier cambio entre estudios.

¿Cómo se hace?

Primero es importante observar los senos frente a un espejo, con los brazos caídos y al costado del cuerpo. Con las manos en la cintura o sobre la cabeza vas a ver tus dos mamas pendulares suspendidas a la misma altura.

Lo ideal es palpar las mamas  boca abajo de manera vertical con movimientos de las manos y los dedos de arriba hacia abajo y viceversa, luego con desplazamientos irradiados con centro en el pezón.

Después, se palpan las axilas y, finalmente, el pezón y la areola.

Hacé correctamente tu autoexamen mamario, te tomará sólo minutos y ganarás tiempo y salud ante cualquier anomalía.

 

Te puede interesar:

10 alimentos que ayudan a cuidar el corazón

Please follow and like us:
50

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartí esta nota