Golpe de calor: cómo evitarlo Salud

Verano, sol y temperaturas extremas siempre van de la mano. Sin embargo, ese combo puede hacer que nos deshidratemos. Consejos para tener en cuenta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la deshidratación como la “alteración que sufren los seres humanos ante la ausencia de sales minerales y agua en el cuerpo”. Sus causas pueden ser diversas, estando entre las más frecuentes: exposición a temperaturas elevadas, ejercicio intenso y falta o insuficiente consumo de líquidos. Los problemas de salud vinculados a la deshidratación pueden ocurrir en todas las edades, siendo más frecuentes en bebes y niños, adultos mayores y embarazadas.

Algunos de los síntomas de la deshidratación son:

  • Mucha sed y sequedad en la boca
  • Temperatura corporal mayor a 39º
  • Sudoración excesiva
  • Agotamiento o debilidad
  • Dolores cabeza
  • Piel seca y arrugada
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Orina oscura o nula

Ante este panorama, es fundamental acudir a una guardia médica o profesional de confianza.

Por esta razón, Norma Guezikaraian, directora de la carrera de Nutrición de Fundación Barceló recomendó algunos aspectos para evitar golpes de calor.

•No esperar a sentir sed: esta sensación es un mecanismo tardío del organismo para recuperar el líquido corporal. Es importante beber agua durante todo el día para no llegar a esta instancia.

•En caso de hacer actividad física es conveniente beber más: lo ideal es sumar medio litro antes y después del ejercicio y beber cada 10 y 15 minutos durante el proceso.

•Acompañar todas las comidas con agua: ayudará a llegar a la cantidad recomendada.

•Refrescarse con agua fría: ante la sensación de calor es aconsejable humedecer las muñecas y la nuca. En estas zonas pasan venas y arterias que refrescarán la sangre en circulación, generando alivio y frescura.

•Ayuda memoria: es importante beber a conciencia agua .Para quienes no tienen el hábito existen aplicaciones para el celular que ayudan a recordar su ingesta, o incluso pueden usarse alarmas tradicionales.

•Consumir frutas y verduras: son ricas en agua, vitaminas y minerales y su consumo sirve para mantenerse hidratado o rehidratarse.

Te puede interesar:

Cómo actuar ante una emergencia para salvar vidas

Fiebre amarilla: dónde recibir la vacuna gratis

Please follow and like us:
50

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartí esta nota