Flacidez: ¿qué es y cómo tratarla? Salud

La flacidez se produce por la pérdida de firmeza de la piel debido a la disminución o debilidad de los tejidos de sostén, el colágeno y la elastina. Los motivos pueden ser varios, entre ellos la falta de ejercicio físico y la vida sedentaria, así como también el inevitable paso del tiempo.

Las zonas más afectadas por la flacidez suelen ser el rostro, la tan famosa papada y la caída en ángulo mandibular o párpados. En cuanto a lo corporal, puede verse en la cara interna de los muslos y brazos, el abdomen y los glúteos.

¿Cómo prevenirla?

  • Tomar al menos dos litros de agua por día
  • Realizar una dieta equilibrada, rica en proteínas e incluyendo diversidad de frutas y vegetales verdes
  • No fumar
  • Hacer actividad física

Pero si ya la tenés, existen diversos tratamientos que pueden devolverle la tensión y elasticidad a la piel.

De acuerdo con lo que explicó la Dra. Adriana Szapinka de BioZone – Centro de estética & Spa: hay dos tratamientos recomendados para tratar la flacidez.

  • Venus Freeze:

Es un sistema único que combina dos tecnologías: pulsos magnéticos y radiofrecuencia multipolar. Es ideal para reafirmar la piel y mejorar la celulitis. Además, gracias al proceso de angiogénesis y de creación de fibras de colágeno es ideal para procedimientos antienvejecimiento. Trabaja estimulando la producción de colágeno y elastina logrando una piel tensa, firme y sin flacidez. Dependiendo de qué zona se trate, la sesión puede durar entre 30 minutos a 1 hora. Por lo general se recomiendan realizar entre 8 y 10 sesiones, espaciadas por 7 días aproximadamente una de otra. Se puede realizar en cualquier época del año.

 

  • HIFU:

Es un tratamiento de ultrasonido con tecnología de alta intensidad focalizada, no invasivo y seguro, que genera efectos lifting en la piel sin el postoperatorio de la cirugía. Genera contracción inmediata del colágeno, dando lugar a la formación de neo colágeno y de fibras elásticas, aumento de la reticulina y del ácido hialurónico. Gracias a la estimulación sobre los fibroblastos y reestructuración proteica, incrementa el metabolismo local e incide favorablemente en todas las capas de la piel, dando como resultado una estructura facial más firme y rejuvenecida que se sostiene con el tiempo. Se puede usar en cualquier fototipo cutáneo y en todas las épocas del año. Se pueden ver resultados alrededor de los 21 días de iniciado el tratamiento, y a los 6 meses se puede notar una gran diferencia. Los efectos del tratamiento son duraderos por más de un año..

¿Qué resultados se puede esperar al realizar alguno de los tratamientos?  Piel más turgente, lisa y tensa a través de los recursos que ofrece el propio organismo para paliar zonas que presentan flacidez por efecto de la gravedad. La mejoría es apreciable desde los primeros días y es máxima a los 20 o 30 días, manteniéndose estable durante varios meses.

Te puede interesar:

7 consejos de alimentación para lograr un peso equilibrado

4 protectores solares recomendados para el verano

Please follow and like us:
50

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartí esta nota