Rayos ultravioletas: ¿Qué son y cómo se usan para tratar la piel? Belleza

Desde la antigüedad el sol fue adorado por diversas civilizaciones por su poder curativo para tratar afecciones de la piel. A finales del siglo XIX, la medicina comenzó a utilizar la fototerapia, que consiste en la exposición de la piel a la luz ultravioleta, para tratar ciertas afecciones de la piel como: psoriasis, vitiligo, parapsoriasis, dermatitis atópica, linfomas, esclerodermia y numerosas enfermedades inflamatorias.

“El mecanismo de acción de la fototerapia consiste en inhibir el proceso inflamatorio, eliminando y desacelerando la reproducción de las células T, los queratinocitos y otras células responsables de producir sustancias que promueven y perpetúan la inflamación de la piel”, explica la Dra. Rosana Veira, médica de planta a cargo del Consultorio de Psoriasis del Hospital Ramos Mejia.

La dosis de emisión de luz ultravioleta será determinada en relación al fototipo cutáneo, la edad, antecedentes y patología del paciente.Este tratamiento, llevado a cabo por profesionales idóneos, es bien tolerado e indoloro por lo que puede ser indicado en niños y en mujeres embarazadas o en período de lactancia”,  sostiene la Dra. Veira. La fototerapia funciona de manera complementaria y es compatible con otros tratamientos enfocados en procesos inflamatorios y en la producción de células T, como los tratamientos tópicos, sistémicos convencionales y medicamentos biológicos.

La llamada radiación ultravioleta B (UVB) de banda angosta, tiene una longitud de onda selectiva con una intensidad óptima para penetrar y actuar de forma adecuada en la piel sin dañarla,  minimizando el enrojecimiento de la piel (eritema) y el riesgo de cáncer de piel.

Los equipos de fototerapia son útiles para el tratamiento de diversas enfermedades con manifestaciones cutáneas. Es por ello que la especialista afirma que “es muy importante contar con este tipo de equipos accesibles en distintos medios hospitalarios, para acercar al paciente una propuesta terapéutica innovadora y así lograr una mejora en la calidad de vida”.

“Recientemente, hemos adquirido un equipamiento especial para localizaciones palmo plantares en donde el paciente apoya las manos o los pies y la máquina irradia solamente la zona afectada, minimizando el área de exposición a la zona enferma y evitando así irradiación de piel sana.

“Es fundamental evitar exposiciones solares innecesarias durante el tratamiento y utilizar protector solar factor 30 o mayor durante el resto del día y los días previos y posteriores a la exposición”, concluye la especialista.
Please follow and like us:
50

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartí esta nota